MANOS A LA OBRA

La Colombia rural ha padecido todos los males posibles: siempre ha sido la más pobre, fue la más azotada por la guerra y ha tenido una precaria inversión por parte del Estado. El despojo de tierras, las masacres y desplazamientos, la falta de vías y el escaso acceso a servicios básicos de salud y educación, han condenado a las familias campesinas a un futuro desolador, incierto. Los jóvenes ya no quieren quedarse en el campo. Los que permanecen se resignan a vivir “asando y comiendo”.

La deuda es grande y difícil de pagar, pero hay que empezar y nosotros ya lo hicimos. Con la llegada del Gobierno progresista del alcalde Guillermo Alfonso Jaramillo, hemos demostrado que las grandes inversiones si pueden llegar a las zonas rurales. Solo es cuestión de voluntad.

Estamos transformado varios centros poblados para impulsar su dinámica económica y social. Empezamos por Toche, corregimiento mágico que, en estribaciones de la cordillera de los Andes, alberga el bosque de palma de cera más grande del mundo y el domo del volcán Machín, ahora luce como una hermosa villa, con calles al estilo colonial, portales ecoturisticos, parques y andenes, fachadas y techos coloridos, iluminación Led, entre otros.

Seguimos el trabajo con Villa Restrepo, donde actualmente construimos un puente vehicular que permitirá generar una vía alterna para que la vía principal (el parque y sus alrededores) pueda ser peatonalizada los fines de semana, así la gente gozará de un espacio público libre de vehículos. También iniciamos la reconstrucción de vías, andenes y el embellecimiento del entorno en el casco urbano de San Bernardo, allí se viene fortaleciendo el agroturismo y creemos que una cara bonita atraerá muchos más visitantes. Próximamente haremos la misma tarea en San Juan de la China.

Con la construcción de cuatro puentes vehiculares estamos conectando la vida y la economía de los habitantes de varios corregimientos, incluso, uno de ellos –el de China Alta-, nos comunicará con el municipio de Anzoátegui. Vamos completando cerca de 3 kilómetros de Placa Huella, hemos construido múltiples obras de arte para mejorar las vías y ya optimizamos más de 30 acueductos.

Nos enorgullece hacer parte de un Gobierno que, desde el principio, se decidió a invertir en la ruralidad, fortaleciendo el desarrollo de renglones productivos, devolviendo la atención en salud y el mejoramiento de la educación rural y, por supuesto, se puso manos a la obra para construir las obras que hace décadas reclamaban nuestros queridos campesinos.

Cesar Picón, Secretario Desarrollo Rural y Medio Ambiente