Ibaguereños de escasos recursos reciben atención médica oportuna a través del MIAS

Alcalde Jaramillo en la inauguración del consultorio rosa de la Unidad Intermedia del Jordán

Entre el 2016 y el 2019, la Secretaría de Salud ha invertido cerca de $20.000 millones para prestar servicios médicos en el campo y la ciudad.

Desde el 2016, los ibaguereños más pobres que habitan en la zona rural y en el área urbana están recibiendo atención médica especializada, oportuna y de calidad. Esto ha sido posible a través de la implementación del Modelo Integral de Atención en Salud (MIAS Dulima), estrategia de la Alcaldía para transformar la red pública del Municipio.

Hasta la fecha, los más beneficiados con esta iniciativa han sido los cerca de 30.000 campesinos que habitan en los 17 corregimientos y 144 veredas de la capital del Tolima.

“De cada 4 campesinos, 3 viven en la pobreza. Además, el 5 % de la población ibaguereña habita en alguno de los 17 corregimientos de nuestra ciudad. Por eso, nuestros primeros esfuerzos estuvieron enfocados en atender estos sectores”, aseguró Jhoanna Barbosa, secretaria de Salud.

Solo entre el 2016 y el 2018, la Administración invirtió cerca de $12.000 millones para recuperar la red pública, reabrir los 19 puestos de salud del área rural, contratar profesionales de la salud, adquirir ambulancias y desarrollar estrategias para la atención oportuna de los campesinos.

Para garantizar el acceso a los servicios médicos, la Unidad de Salud de Ibagué organizó 8 micro-territorios que son atendidos por 50 profesionales en los puestos rurales que fueron reabiertos por la Administración.

“Como no contamos con puntos de atención en todas las veredas, tenemos 2 grupos itinerantes conformados por médicos, odontólogos, psicólogos, auxiliares de enfermería y enfermeras, quienes recorren la zona rural y realizan brigadas de salud”, dijo Elsa Graciela Martínez, gerente de la Unidad de Salud de Ibagué, USI.

 

Ciudad saludablemias pastalesMédica presta servicios de consulta general a habitante de la zona rural.

Los ibaguereños que habitan en los barrios más vulnerables y que pertenecen al régimen subsidiado han podido acceder a servicios médicos especializados que presta la USI.

Esto es posible debido a que la Unidad de Salud de Ibagué está implementando un plan de fortalecimiento financiero e institucional que ya ha permitido mejorar de manera notable la atención de los pacientes. Incluso, la USI se está convirtiendo en un ejemplo municipal en el nodo de humanización del servicio.

Con cerca de $7.500 millones que se invertirán en el 2019, será posible mejorar la infraestructura de algunos puestos de atención urbanos y ampliar la red de servicios de baja y mediana complejidad que está a cargo de la USI.

Además, el año entrante la USI brindará atención en salud mental y habilitará los quirófanos de ginecobstetricia y cirugía ambulatoria. Todo esto se realizará con el propósito de descongestionar el Hospital Federico Lleras Acosta y consolidar a la Unidad como el principal prestador complementario de la ciudad.    

Estos recursos también permitirán contratar especialistas en geriatría, cirugía, pediatría, psicología y ginecobstetricia, quienes brindarán atención en los 8 microterritorios definidos en la zona rural y en las unidades intermedias del Jordán octava etapa, San Francisco y Kennedy.

“Este modelo está cambiando la forma en la cual los hogares más necesitados reclaman y acceden a su legítimo derecho a la salud, además empodera a las comunidades y las hace partícipes en los procesos que afectan su entorno”, señaló Barbosa.

 

En los últimos 3 meses, 48.485 ibaguereños del área urbana han accedido a servicios de salud a través del MIAS.